ensayo

Artículo publicado en la revista LECOMENTS en enero de 2008

… aún algo dormido me detengo a ver desde mi ventana una ciudad llena de edificios, calles y vehículos, con sus peatones nerviosos que llegan tarde a sus trabajos,  policías arrestando a pirados, vagabundos reptando por las aceras pidiendo caridad a quien pasa, taxistas enfadados atrapados en interminables atascos, poderosos empresarios alojados en sus berlinas con chofer, prostitutas que seducen a diligentes papás que llevan a sus hijos al colegio, adolescentes que roban a monjas con toca, colegialas que pasan droga para conseguir el último modelo de móvil, y un viejo perro tullido y solitario dispuesto a cualquier cosa por un poco de cariño; la cotidiana estampa de contrastes de cada mañana.