Reforma Integral en Gran Vía Fernando el Católico

En la reforma de tu futuro hogar, si vas de la mano de un profesional que te guste, con el que tengas conexión y confianza, será una experiencia mucho más ilusionante y enriquecedora.

En el apartado inicial de análisis del proyecto es fundamental comprender el listado de necesidades. El número de dormitorios y baños, las dimensiones necesarias de los distintos espacios, los deseos en cuanto al estilo de interiorismo, las cualidades a destacar del inmueble, las mejoras necesarias a nivel de instalaciones …

En esta ocasión el inmueble se encuentra en la Gran Vía Fernando el Católico de Valencia, en un edificio clásico con pisos de dimensiones generosas. La intervención exigía una renovación completa del inmueble dado que se encontraba en su estado original, muy envejecido.

El cliente tiene las necesidades de una familia, un matrimonio con 2 hijos pequeños, que buscan una vivienda de espacios de convivencia amplios con 2 dormitorios para los hijos y un dormitorio principal con mucho armario. Acostumbran a organizar comidas familiares y tener invitados, para ello se plantea un comedor grande bien comunicado con la cocina. A destacar la enorme superficie de fachada principal con bonitos ventanales que permiten unas amplias vistas de la Gran Vía.

La distribución plantea a la entrada un recibidor que reparte circulaciones hacia los dormitorios de los hijos, el salón y el baño secundario. Se realiza así con la intención de separar el dormitorio de los pequeños del de los padres, y dado que en un futuro esos dos dormitorios podrían transformarse en una sala para despacho o biblioteca.

Tanto el salón como el comedor quedan abiertos al pasillo y la cocina queda al final, esta sí, cerrada, para controlar los humos. Es una familia que gusta de cocinar en casa. Frente al comedor existe un aseo de invitados que no abre directamente al pasillo, se accede a través de un vestíbulo previo equipado con un armario.

El dormitorio principal dispone de una zona de lavabo abierta a la zona de armarios, con la ducha y sanitarios en espacios independientes. Se opta por ubicar el dormitorio principal mirando hacia el patio interior de manzana, en la zona más tranquila y aislada de la casa.

Se apostó por un parqué natural en espiga y la nueva distribución respetó los techos originales de las estancias principales, logrando un resultado final de vivienda restaurada pero totalmente contemporánea a nivel de prestaciones. Estamos ante una vivienda personalizada y optimizada para las necesidades y deseos de la familia que la va a habitar.