“Esta casa es una ruina” o comprar para reformar

“Esta casa es una ruina” o comprar para reformar

Siempre que alguien me cuenta los problemas que tuvo en la reforma de su inmueble me viene a la memoria la divertida película de Tom Hanks de “Esta casa es una ruina”. La película de comedia cuenta como una entrañable pareja compra una “ganga” para reformar y entonces comienza la aventura …

Comprar para reformar es siempre muy ilusionante y al mismo tiempo una decisión atrevida. Si deseas restaurar un inmueble clásico, o dicho de otro modo, viejo, has de saber muy bien lo que haces. El mundo de la reforma integral exige profesionalidad y experiencia. Puede ser la mejor y más ambiciosa decisión de tu vida, y para ello es recomendable solicitar asesoramiento técnico desde el primer momento, antes incluso de ofertar por la adquisición del inmueble.

Por ejemplo, el primer apartado suele ser disponer de un plano de distribución “real”, no con los metros cuadrados inflados.

Cuando entras a vivir en un inmueble no es lo mismo pintar y limpiar, que realizar una demolición interior completa para reformar. Por otro lado el potencial de un inmueble clásico es siempre mucho mayor, generalmente con una mejor localización que un complejo residencial de nueva planta.

El propietario que compra para reformar busca un producto que no existe, que hay que crear. Es un ambicioso soñador con un objetivo claro, encontrar un tesoro.

Vivir en un barrio consolidado dentro de un edificio clásico, señorial, con encanto y con calidades renovadas es posible, sólo necesitas un poco de fe en tu arquitecto de confianza. No lo dudes, con una inversión mínima en asesoramiento profesional puedes ahorrar mucho dinero y lo que es peor, disgustos.

Tan importante es tener una visión estética y funcional de la reforma, como técnica y constructiva. Dónde no llega la técnica puede llegar la creatividad, pero nunca hay que dejar de lado a ninguna de las dos opciones. Tu mejor inversión puede ser a la vez lo más ilusionante que hayas hecho en la vida.

Pisos de los de antes, con estancias de techos altos, con bonitas decoraciones clásicas y con unas modernas instalaciones crean espacios atractivos y elegantes. Lo vintage con calidades renovadas tiene mucho más encanto. ¿Hablamos?.

Tags: