Pago On Line

Con el exponencial aumento de las tiendas On Line y el rápido estilo de vida que impera en la actualidad, ya son muchas las personas o familias que compran bienes o servicios a través de internet.

Una de las dudas que surge entre los compradores que se enfrentan por primera vez a este tipo de comercios en línea es el modo de pago, ¿cómo se hace?, ¿será seguro?, ¿hay garantías?…

Las formas de pago más habituales en los comercios españoles que venden por internet son las siguientes:

1. Pago con tarjeta de débito o crédito  – TPV Virtual:

Es la opción más utilizada. Es fácil y rápido ya que solo hay que aportar los datos de la tarjeta y el pago es aceptado al instante, y por tanto el pedido se puede procesar automáticamente. Es lo mismo que pagar en una tienda de barrio con la tarjeta, pero en lugar de deslizarla por el datáfono lo que hacemos es introducir su numeración.

Los pagos son encriptados y no se almacenan en la tienda online, por lo que es totalmente seguro. Las entidades bancarias son las encargadas de la protección de los datos de cliente.

2. Transferencia bancaria:

Como hay muchos usuarios que aún tienen recelo a la hora del pago con tarjeta, existe la opción de realizar una transferencia bancaria a la cuenta de la empresa del comercio on line. Es fácil y seguro, pero depende de la entidad bancaria con la que se trabaje para que cobren o no recargo por cada transferencia, en especial cuando se realiza al extranjero.

Hasta que el comercio no recibe la confirmación del ingreso en su cuenta, el pedido no es procesado ni enviado al comprador. Es por tanto, un método seguro pero más lento y tedioso.

pagos

3. Pago contra reembolso:

El comprador paga el producto en el mismo momento en el que lo recibe en su domicilio y normalmente se hace en metálico. La garantía es total, ya que no se aportan ningún  tipo de información financiera pero, en general lleva un pequeño coste asociado que varía entre un pequeño porcentaje de la compra (3-5%) o un importe fijo por pedido.

4. PayPal:

Esta plataforma de pago es una alternativa segura y muy rápida. Para utilizar PayPal primero hay que registrarse en su sitio web oficial. Hay que aportar los datos personales básicos y una cuenta corriente o una tarjeta de crédito a la que asociar los pagos. Esta información nunca la verá la parte vendedora durante el proceso de compra. Solo se aporta una cuenta de PayPal, que habitualmente es un correo electrónico y la cantidad que se ingresa por la compra.

PayPal añade una capa de protección extra para el consumidor, interfiriendo casi siempre a favor éste si hay algún problema. Ofrece hasta 1.000 euros de protección para artículos no recibidos o artículos muy diferentes a la descripción del vendedor.