Tienda Online

Una Tienda Online o  tienda virtual es un comercio que usa como medio principal para realizar sus transacciones un sitio web de Internet, es decir, es una web que nos permite vender o comprar.

Los vendedores de productos y servicios ponen a disposición de sus clientes un espacio virtual donde pueden ver fotos de los productos, leer sus especificaciones y comprarlos. Este servicio ofrece al cliente comodidad y rapidez en la compra, pues puede hacerlo desde cualquier lugar y a cualquier hora.

Los productos se pagan mediante tarjeta de crédito, contrareembolso, transferencia bancaria o PayPal y se le envían al cliente por correo o agencia de transporte.

Este tipo de comercio es una gran ventaja para muchos pequeños y medianos empresarios ya que pueden tener una tienda abierta a un coste mínimo comparado con la inversión que debería realizar para abrir un local físico.

Pero, conseguir vender en Internet es algo más que tener una tienda online. Hace falta un planteamiento más amplio. Aquí os dejamos una serie de claves y consejos:

 Es importante contar con un buen producto y conocerlo muy bien para  ser capaz de comunicar su atractivo y despertar el interés del potencial comprador.

– Es necesario investigar a la competencia y conocer cómo se comportan los clientes ante ella.

– Montar una tienda online sencilla resulta relativamente rápido  y asequible pero, si quieres una tienda de primer nivel tendrás que invertir en un profesional web.

– Para conseguir visitas en la web es fundamental un buen posicionamiento SEO, pero también la promoción a través de las redes sociales asociadas al comercio web y las campañas de marketing de pago.

– La compañía de transporte y las formas de pago son dos de los aspectos fundamentales que se debe seleccionar con cuidado, encontrando soluciones que ofrezcan garantías de calidad tanto para el comercio como para los clientes.

– Todas las plataformas de comercio electrónico deben incorporar: página principal, catálogo de productos (con fichas y especificaciones),  registro y área de usuario, carrito de compra con integración de sistemas de pago, buscador interno y páginas informativas sobre derechos y condiciones.

– Hay que tener cuidado de que el diseño y la estética no perjudique la navegabilidad de la web y de que responda a la imagen de marca que se quiere transmitir al mercado.

Hay que darle mucha importancia al servicio y atención al cliente, ya que éste no dispone de un lugar físico donde hacer consultas o reclamar. Es esencial publicar un correo electrónico y teléfono de contacto para ello. También existen herramientas en tiempo real como los chats o los sistemas de petición de llamada.